Datos personales

Mi foto
Soy estudiante del programa de Ingeniería Industrial en la Universidad de Santander, sede Cúcuta. Este blog fue diseñado para publicar todos los trabajos requeridos en las unidades de formación que he cursado durante mis estudios en la UDES. Todos los proyectos, las presentaciones, los ensayos, los trabajos y los talleres se publicarán por este medio para evitar la impresión en papel y facilitar el acceso a todos los docentes y compañeros.

jueves, 12 de mayo de 2011

Tipos de soldadura utilizados en la industria



Soldadura por fusión
Es la técnica que consiste en calentar dos piezas de metal hasta que se derriten y se funden entre sí se le llama soldadura por fusión. Puede ser con aporte de material. Este tipo de soldadura es el más común, al cual pertenecen la soldadura de oxigás y la soldadura de arco eléctrico. Fundamentalmente se basa en tres métodos:

  • Interponiendo entre las caras de las piezas a soldar un metal igual o diferente (metal de aportación) llevado a temperatura de fusión.
  • Interponiendo el metal de aportación llevado a temperatura de fusión entre las caras de las piezas a soldar, que sólo han sido recalentadas pero no llevadas a temperatura de fusión.
  • Llevando a temperatura de fusión el metal de las caras de las piezas a soldar sin añadir material de aportación.

Una soldadura es homogénea cuando el metal base es igual al metal de aportación; heterogénea, cuando el metal base es diferente del metal de aportación; autógena, cuando el material base se funde y toma parte en la composición de la junta; y heterógena, cuando el material base no se funde y no forma parte de la composición de la junta, formada sólo por le material de aportación.

Soldadura por presión
En la soldadura por presión la unión de las piezas se obtiene ejerciendo una presión mecánica sobre las piezas a unir. La acción de la presión debe ser combinada con el calor necesario para llevar a las piezas a una consistencia pastosa, generalmente sin el empleo de metal de aportación. Generalmente la soldadura por presión también se denomina soldadura por puntos pues el calor se suministra por medio de resistencias eléctricas en puntos concretos.

Soldadura blanda
Este tipo de soldadura consiste en unir dos fragmentos de metal, que suele ser con asiduidad de cobre, hierro o latón, por medio de un metal de aportación de bajo punto de fusión (por debajo de los 450 °C) y por debajo del punto de fusión de los metales a soldar, normalmente se usa una aleación eutéctica compuesta en su mayoría de estaño y plomo. El punto de fusión depende de las proporciones relativas de estos dos metales en la aleación. La soldadura de estaño-plomo se expende en forma de lámina o cinta de varios espesores y achuras, varillas o alambres de distintos diámetros y polvos de distintas granulaciones. Los polvos de soldar se usan principalmente para las piezas pequeñas y delicadas, por ejemplo en joyería.
La soldadura blanda se emplea para unir metales moldeados y trabajados, principalmente cobre, níquel, plomo, estaño, cinc y muchas de sus aleaciones, y para las chapas de acero estañadas. Con este tipo de soldadura, en general, es necesario emplear fundentes que básicamente se clasifican en:

  • Fundentes suaves, como sebo, estearina, colofonia, trementina-colofonia y mezclas de resinas y alcohol.
  • Fundentes fuertes o ácidos a base de cloruro de cinc, que son corrosivos, lo que es un inconveniente en ciertas aplicaciones.


Soldadura dura
En la soldadura dura, que es análoga a la soldadura blanda, si bien se utilizan aleaciones que se funden a temperaturas más elevadas y es más fuerte la unión, la soldadura se funde y fluye por las fuerzas capilares entre las superficies contiguas o superpuestas de las partes a unir, que se han calentado aunque sin llegar a la fusión. Los materiales de soldadura más corrientemente empleados son plata, latón, cobre y bronce. Estos metales tienen distintos puntos de fusión y producen uniones de variable resistencia a la tracción.
El enlace entre el metal de soldar y el metal base limpio se obtiene por una ligera difusión del metal de soldar hacia el interior del metal base, sólido y caliente, o por aleación superficial entre los dos metales. El metal fundido se extiende con facilidad, bien por acción propia o por la del fundente sobre él o sobre el de la base, y por acción capilar llena las ranuras entre las partes a unir. Si la ranura a unir es demasiado grande, la resistencia a los esfuerzos es sólo la del material de relleno en estado moldeado, pero si es demasiado pequeña, el metal puede no penetrar. El éxito de la unión depende de la elección del fundente apropiado, de la obtención del máximo beneficio de la capilaridad y del cuidadoso control de la calefacción y enfriamiento para obtener las mejores condiciones del metal de relleno. Las técnicas de soldadura dura más utilizadas comprenden el soplete, el horno, la calefacción por inducción y el baño salino.

1 comentario:

  1. Muchas gracias por la informacion, es bastante acertada.

    ResponderEliminar